Maldita Adolescencia… o bendita, quien sabe.

La llegada de la adolescencia a cualquier casa supone complicaciones para las que no preparan a ningún padre.

Cuando la adolescencia viene en masa, como en mi casa, la cosa se magnifica.

Tengo cinco hijos de los cuales cuatro, son adolescentes…y se pusieron todos “de novios” en la misma semana, con lo cual la adolescencia se propaga entre mis paredes como las cucarachas en los hospitales de Formosa.

Lo bueno, según cualquier sociólogo, es que podemos estudiar los diferentes casos en un solo ámbito, a saber:

Caso#1

Ella, absolutamente independiente, 95% de amigos del sexo opuesto, liberal, contestataria y leonina. Mala combinación para cualquier joven que pretenda algún grado de exclusividad y menos si no esta preparado psicologicamente para quedarse un viernes esperando un llamado mientras su “novia” baila sobre un parlante en alguna “stream” o “Tokio style”

El, un chico normal, sin tatuajes, perforaciones, piercings, pelo corto y sin tintura de colores. con menos calle que mi hija de 10 años, razón por la cual “ella” le lleva años de luz de distancia.

Una relacion que no puede prosperar.

Caso#2

Ella: alocada, loca, enojosa y sensible a la máxima potencia. Inocente a veces en el cuerpo de una femme fatal. Enamoradiza e idealista.

El: Menor que ella, en la boludez del fútbol, el club y la mama que no lo deja salir si no corto el pasto.

Una relación que no puede prosperar.

Caso#3

Ella: Con mas carreras para su edad que Usain Bolt, tratando de volver a creer en su edad, en el amor, el apoyo y con mas necesidad de cariño y mimos que un gatito del botánico.

El: tierno y comprensivo, tratando de acomodarse a las demandas de su “novia” mientras se distribuye entre el colegio, el trabajo y la familia sin dejar de darle a ella todo lo que pide.

Una relación que no puede prosperar.

Caso#4

El: único hijo varón de madrede#5 bueno lindo y mimado. con mas ganas de escapar de tanta mujer en la casa que de comer dulce de leche

Ella: Tierna wachiturra que quiere expropiarme al nene.

Una relación que no va a prosperar.

Acerca de MaGa Tomassoni

#Madrede4, Leonina hasta los dientes y Workaholic sin posibilidad de recuperación. Me ocupo del contenido y la publicidad de revista ENRETAIL. Entre mis pasiones estan, la tecnología y la TV, y hacer las cosas por mi misma. Duermo lo que puedo y como cuando me acuerdo. Siempre tengo tiempo para viajar, ir a la cancha y despuntar el vicio de comprar zapatos y carteras. Soy adicta a todas las redes sociales, escribo, entre otros, el blog #Madrede4 como una forma de catarsis para compartir las situaciones diarias generadas por mis cuatro hijos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Maldita Adolescencia… o bendita, quien sabe.

  1. Diego dijo:

    dejalos que sientan,que vivan ,pero por sobre todo que sean ellos!!nosotros los padres queremos lo mejor para nuestros hijos,son otras epocas a la cual deberiamos adaptarnos ,creo…pero sin lugar a dudas me mato el comentario sobre la relacion de tu nene,(una relacion que no va a prosperar)sera que los nenes son de las madres???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s