La mentira tiene patas cortas…

Querer mentirle a un mentiroso es una tarea titánica, claro… cuando uno sabe a quien tiene enfrente.

En mi nueva etapa de #madrede5 me encuentro sorprendida de la cantidad de mentiras que un chico puede intentar decirle a su”madre” en un solo día. No porque mis hijos propios no lo hayan intentado a lo largo de su vida, sino porque después de muchos años de “educación” aprendieron finalmente que a los padres no se les miente. Primero porque se enteran siempre y segundo porque las consecuencias son inmediatas.

Mi nueva hija miente convincentemente y sin dudarlo. Ha vivido demasiado sin poder confiar demasiado en nadie y sus mentiras son mas un delirio que una forma de maldad. Me imagino que la necesidad de aceptación ha sido en parte formadora de esta característica de su personalidad. No soy psicóloga pero soy madre.

La capacidad de imaginación sobrepasa los limites de la coherencia. Nadie en su sano juicio creería que a los 16 se tiene auto pero sin embargo es una de sus excusas favoritas: “no tengo nafta”

Todos los chicos mienten, algunos mas otros menos, esta en nosotros los padres enseñarles que la mentira no conduce a ningún lado, y que una vez que se bajo por ese tobogán se deberá seguir mintiendo para sostener la mentira original hasta limites insospechados o hasta que ya la memoria no nos permita recordar aquello que se “inventó” originalmente.

La necesidad de mentir para no meterse en un lío también puede ser una forma de autodefensa, y es una de las primeras cosas que estamos trabajando juntos y en familia.

Ahora le duelen las consecuencias, no ir a bailar por mentir debe ser una de las peores cosas que puede pasarle a un adolescente que muere por ir a bailar. No hay formulas infalibles pero la detección de la mentira debe ser enfrentada no sin antes darles la posibilidad de que dejen de hacerlo o que se detengan antes de que la fabula se convierta en una inmensa cuerda que se les va enroscando en el cuello.

Todos los chicos mienten, uno los ca educando desde el ejemplo, desde chiquitos.

Que se hace cuando el chico llega a tus manos cuando ya no hay vuelta atrás en lo aprendido?

Como se revierten años de mentiras dichas?

Cuanto podemos hacer en el tiempo que nos queda antes de que se conviertan en mentirosos crónicos?

Soy una luchadora, y me encantan los desafíos. Seguiré educando hijos propios o ajenos mientras el cuerpo aguante y la paciencia resista. Tranquilos.

 

Acerca de MaGa Tomassoni

#Madrede4, Leonina hasta los dientes y Workaholic sin posibilidad de recuperación. Me ocupo del contenido y la publicidad de revista ENRETAIL. Entre mis pasiones estan, la tecnología y la TV, y hacer las cosas por mi misma. Duermo lo que puedo y como cuando me acuerdo. Siempre tengo tiempo para viajar, ir a la cancha y despuntar el vicio de comprar zapatos y carteras. Soy adicta a todas las redes sociales, escribo, entre otros, el blog #Madrede4 como una forma de catarsis para compartir las situaciones diarias generadas por mis cuatro hijos.
Esta entrada fue publicada en Adolescencia, familia, hijos, Menores y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s